13 de abril de 2008

El poder grupal o ImprovEverywhere

Luego de que José Ramón Fernández señalara las carencias de trabajo grupal, recordé a ImprovEverywhere como buen ejemplo de organización. Aún de que como enajenación, he abandonado al futbol en general, reconozco su importancia pura, sin jugadores divos, sin grandes patrocinios, e intereses de política deportiva. Pichon Rivière, argentino, hizo grandes aportes al análisis grupal en base al futbol, resaltando su poder operativo o de trabajo, encontrando una estructura práctica en cualquier situación que se necesite de organización de varios individuos. En fin, recuerdo también en la época de inicio de los ochentas que a jugadores de la selección mexicana los intervino un psicólogo, ignoro si fue un psicólogo social, porque el trabajo para con un equipo es, obviamente, grupal. Pero esto es sólo anecdótico y en referencia a las declaraciones del comentarista, la verdad lo del futbol mexicano es una maraña política y de un patrón inestable o sincopado al manejarse, en el mejor de los casos, es saludable tomarlo como muchos lo hacen, una simple enajenación.

Mi interés es por resaltar a ImprovEverywhere. El iniciador de lo que se llama “diversión organizada” es Charlie Todd, desde el 2001 ha creado más de 60 “misiones” o escenas en grandes ciudades. Un grupo de agentes funge en determinado rol, se mezcla en la multitud y ejecuta la misión sincronizadamente; “paleros” se les diría también. Provocando reacciones anómalas en relación a la rutina u orden “robótico” de lo consuetudinario. La adrenalina, el saberse parte de un plan, la misión primordial de divertirse, el sacar a los demás de su mundo interior, causar una ruptura con lo monótono, y tal vez el sentirse diferente a los demás al menos en cause; son los principales motivadores que atisbo y que dan cohesión grupal a los agentes.
Me fascina ver primero la sincronía con que trabajan, los sujetos obedecen y cumplen con su objetivo ordenadamente, están de acuerdo totalmente con la misión quizá por eso lo hacen. Luego, otros factores, como la buena comunicación y el buen liderazgo de Charlie, logrando experimentos muy interesantes y por supuesto divertidos. Pichon Rivière siempre lo dijo, el mejor laboratorio es el campo, afuera sucede todo. Desconozo si Charlie tenga intención de formar o corroborar teorías sociales, pero es mucha la información que se puede sacar, por ejemplo en el video llamado Best Gig Ever" o  “el mejor concierto por siempre” se nota como reforzador el entusiasmo del público "palero", modificando las creencias de ser buenos músicos o dar un buen espectáculo, en ese caso, en los posteriores conciertos sería triste no encontrar reforzador, que tal vez, será lo más lógico a pensar; en todo caso, el poder de la simulación es sorprendente y lo que más me llama la atención y dicha misión, logró aumentar la intensidad de los músicos como es natural, mientras los agentes al simular, ellos mismos se contagiaban de más energía; un círculo energético.



En otra misión, "Frozen Grand Central" el congelamiento de los agentes en la estación del tren en N.Y, es curioso observar las reacciones de los transeúntes. Los que logran observar más hacia su totalidad la cantidad de congelados, se perturban, y tratan de encontrar respuesta que no sea sobrenatural o parte de una broma, pero al ver que son muchos y están en las posturas más cotidianas, surge el asombro, el anonadamiento. Quizá algunos teman de algún mal espontáneo y contagioso para ellos también. Pero tal vez, lo menos digerible sea, la cantidad. Tantos sujetos en una broma, en una actividad planeada, es poco creíble, es entonces donde se crea más perturbación. Se vuelve surrealista.



Un último ejemplo –quisiera hablar de todos- es el llamado “Food Court Musical“ donde una encargada de una tienda de comida rápida comienza a cantar a capela, que ya no tiene servilletas. Los comensales extrañados la observan creyendo es un caso aislado y muy raro. Pero luego su asombro crece al ver que es respondida por un mismo comensal, para luego intervenir más y más gente, el intendente, una señora y su bebé que es lanzado por los aires. Poco a poco toma forma de musical, y la gente no sabe a dónde voltear por si surgirán nuevos partícipes y quiénes serán estos. La música se escucha, todos bailan una coreografía planeada, y de pronto, interviene un guardia de seguridad. Grita con voz firme: qué demonios pasa aquí. La gente expectante ve por fin restablecido el orden natural (aburrido pero seguro), el guardia es visto como el dador de cordura. Pero irónicamente, se une a la fiesta y los que esperaban el restablecimiento se sienten defraudados y manotean con desdén. Termina todo con una fuerte ovación y la encargada con su servilleta, tema del musical. Me recordó a la película española Noviembre.



En algún foro, una persona exclamaba al ver uno de los videos, la inutilidad supuesta de las misiones, que era mejor organizarnos para juntar basura, plantar árboles, etc., otros le refutaban mencionando era simple diversión, si querían mejorar el mundo simplemente lo hicieran. Estoy de acuerdo con ambas posturas. En el caso del futbol, su verdadera esencia es la diversión, organizada. En el caso de la vida diaria, falta encontrar una meta en común y consciencia colectiva basada en virtudes buscando con sabiduría el bienestar de todos y todo. Tal vez, al poder grupal, le falte el factor diversión.


2 comentarios:

Zu dijo...

Mira tu que interesante es esto de la cuestion grupal.
Yo siempre he creido que el exito en una organizacion depende en un alto porcentaje del "lider", cualquiera puede ser jefe pero no cualquiera es lider, empatados en porcentaje estarian "el proyecto" y "los miembros del equipo" y ya todo mezclado, a fuerza que debe ser exito garantizado.
Fijate que yo nunca he conocido a nadie con madera de lider.
En fin tu eres el experto en el tema y leerte siempre me sera grato.

Saludos Santiagou ;)

Astrape dijo...

Gracias mi estimada, y así es, generalmente en lugar de líderes que se ganen el respeto y confianza, tenemos algunos cuasi tiranos que no saben servir ni controlar su ego. Y luego por la otra parte por ejemplo, a veces se dan equipos de trabajo dependientes que maman de la gran teta, y que buscan victimizar al líder cuando hay broncas. Mejor bebamos hasta embrutecernos, chin yo no puedo